La ganadora de American Idol, Laine Hardy, arrestada por supuestamente espiar a una mujer | idolo Americano

Hace tres años, Laine Hardy probó el estrellato al ganar American Idol. La semana pasada, el joven de 21 años apareció en los titulares por una razón diferente.

Una estudiante universitaria en el estado natal de Hardy, Louisiana, miró debajo de la cama de su dormitorio, encontró un dispositivo de grabación de audio oculto y le dijo a la policía que temía que el músico lo hubiera puesto allí.

Después de que la policía de Baton Rouge dijera que había encontrado pruebas que respaldaban las sospechas de la mujer, Hardy fue encarcelado el viernes por un cargo de interceptar comunicaciones verbales. Desde entonces ha pagado una fianza de $5,000 por su liberación en espera del resultado del caso.

En un comunicado, Hardy no confirmó ni negó la acusación, pero dijo que estaba “totalmente cooperando”.

“Tengo el mayor respeto por la ley y ayudaré con su investigación si es necesario”, dijo el comunicado.

La policía no nombró a la mujer.

Hardy, guitarrista y cantante de la parroquia de Livingston en el sureste de Luisiana, atrajo la atención nacional cuando ganó la temporada 17 de American Idol en mayo de 2019.

Las interpretaciones de Home, de su compañero Luisiana Marc Broussard, Jambalaya (On the Bayou) de Hank Williams y Bring It on Home to Me de Sam Cooke lo catapultaron a la victoria cuando solo tenía 17 años.

En documentos judiciales presentados la semana pasada, la policía dijo que Hardy salió con una estudiante de la Universidad Estatal de Luisiana (LSU) en Baton Rouge durante unos cuatro meses a partir de noviembre de 2021.

La estudiante comenzó a sospechar que Hardy, que no asiste a LSU, la estaba espiando cuando ella determinó que él sabía lo que había estado haciendo durante las vacaciones de Navidad, aunque nunca se lo dijo, dijo la policía.

La estudiante también supuestamente encontró una cuenta de Instagram falsa vinculada a Hardy, que creía que estaba usando para encubrir su vigilancia ilegal.

Eventualmente confrontó a Hardy, quien dijo que dejó un “insecto” en su habitación que desde entonces había arrojado a un estanque, dijo la policía. Más tarde, según los informes, Hardy puso su confesión por escrito en una publicación en las redes sociales que la mujer finalmente proporcionó a los investigadores.

La policía dice que la mujer decidió denunciar a Hardy después de que ella y su compañera de cuarto encontraron un cargador de teléfono debajo de su cama la noche del 6 de abril.

La mujer usó Google para determinar que el dispositivo era en realidad una grabadora activada por voz, como la que Hardy afirmó haber arrojado a un estanque.

La mujer llamó a la policía de la universidad al día siguiente y entregó el dispositivo a los oficiales que descargaron su contenido, dijeron los investigadores en documentos judiciales.

La policía afirmó que los oficiales escucharon la “voz altamente reconocible” de Hardy, así como las repetidas menciones del nombre “Laine” en un archivo, ya que aparentemente llevó el dispositivo al dormitorio.

Otras imágenes, filmadas durante un período de 10 días desde el 10 de febrero, parecen capturar a Hardy saliendo de la habitación y la mujer “teniendo conversaciones muy sinceras con sus compañeros de cuarto”, dijo la policía en los registros judiciales.

Las grabaciones sugieren que en un momento Hardy recogió el dispositivo y lo llevó a un lugar donde estaba hablando con otro hombre sobre alimentar a un perro, dijo la policía. Luego supuestamente devolvió el dispositivo a la habitación, donde supuestamente capturó a la mujer hablando con su madre sobre la ruptura con Hardy.

En una de las últimas grabaciones en el dispositivo, dijo la policía, la mujer ha sido intervenida contra alguien que no sabe si el “microdetective todavía está en su habitación”.

En Luisiana, al menos una persona que participe en una conversación debe dar permiso para que se grabe legalmente.

Cualquier persona en el estado condenada por interceptar ilegalmente las comunicaciones de otra persona con un tercero podría enfrentar entre dos y 10 años de prisión y una multa máxima de $10,000.

Leave a Comment